FRANCIA

España, objetivo Francia

Francia se ha convertido en un destino predilecto para las empresas españolas a la hora de ampliar horizontes más allá de nuestras fronteras. El país vecino no solo es el que más Marca España compra del mundo, sino que se ha convertido en segunda residencia para más de 1.300 compañías nacionales en los últimos años.

Empresas de diversos sectores como textil, banca, telecomunicaciones, suministros, hostelería, industria o servicios a empresas, han ganado peso en los últimos años en el país galo, aunque el sector construcción es quien se lleva la palma. Y es que los datos demuestran por qué las empresas de construcción españolas desempolvan sus diccionarios de francés y buscan en Francia las muchas oportunidades que les brinda un mercado al alza.

Razones para construir en Francia

Los datos no engañan. La industria constructora y el mercado inmobiliario en Francia atraviesan un gran momento de forma. Según datos publicados en el Salón Intermat de París, el sector creció a un ritmo del 4,7% el pasado año, muy por encima del 1,6% que registró en 2016 y se empezaron a construir más de 400.000 viviendas. En esta línea, la Federación Francesa de la Construcción (FBB) vaticina un crecimiento para este año, con previsiones conservadoras avisan, del 2,4% con la generación de cerca de 30.000 empleos y crecimiento para los sectores no residencial (3,7%) y de reformas (1,4%).

Hay más. Francia también es el principal destino de las exportaciones españolas de materiales de construcción con un 17,6% del total, por delante de Alemania (9,8%) o Portugal (7,1%), según datos del último Informe Estadístico de Comercio Exterior, elaborado por CEPCO.

Si los datos macroeconómicos no explicasen por si solos por qué Francia representa una gran oportunidad para las empresas del sector construcción españolas, vale recordar que estas cuentan con una ventaja añadida en cuanto a su competitividad. En España el salario mínimo es inferior a la mitad del francés y el número de cargas menor que el de las empresas locales por lo que los márgenes por proyecto pueden ajustarse entre un 25% y un 30% respecto a otros competidores. A esto hay que sumar el factor geográfico: la proximidad entre países ensancha la viabilidad de un mayor número de proyectos de obra tanto pública como privada.

La Francia que viene

La construcción de obras de vivienda nueva es el principal dinamizador de la industria constructora en Francia. Las medidas adoptadas por los organismos públicos en forma de ayudas y préstamos ha permitido que todo tipo de empresas, principalmente las de pequeño y mediano tamaño, accedan a contratos a los que parecía impensable tener acceso hace unos años, y en proyectos que se expanden por todo el largo y el ancho del país.

Y no es lo único, porque al margen del mercado residencial, Francia ha reactivado uno de los planes estatales más ambiciosos que se recuerdan en la historia moderna. En París se llevará a cabo una inversión por encima de los 35.000 millones de euros con el objetivo de renovar sus infraestructuras. La capital francesa planea expandir su sistema de transportes para integrar a ciudades periféricas en lo que se denomina el nuevo Gran París, duplicando, por ejemplo, su red de metro y permitiendo un nuevo modelo económico para la ciudad.

El objetivo: aprovechar la salida del Reino Unido de la Unión Europea y convertir a Francia en el corazón financiero de Europa.

Jugar con los grandes

Pese a la claridad de las estadísticas, todavía muchas empresas y profesionales de la construcción, sobre todo pymes, rechazan exportar sus productos y sus servicios en Francia. El motivo: pensar que las oportunidades de obtener negocio fuera de su mercado principal solo está al alcance de los gigantes del sector. El error no puede ser más grande.

Partiendo de la base de que, progresivamente, se instala una nueva mentalidad que favorece los intereses de estas pequeñas y medianas empresas en la consecución de proyectos, a través de nuevas normativas que lo contemplan; los cambios tecnológicos de los últimos años han permitido una democratización en el acceso, por lo menos al conocimiento, de todas las obras públicas y privadas.

Desde DoubleTrade tienen claro que la información marca la diferencia para que una constructora, sea del tamaño que sea, consiga o no una obra, ya sea en Francia o en España. Con la aparición del Big Data aplicado a la inteligencia comercial se ha abierto un abanico enorme de oportunidades de negocio, especialmente para las pymes.

Herramientas B2B como Construdatos permiten identificar en tiempo real toda la información necesaria sobre las obras públicas y privadas, un servicio que alcanza el más que apetecible mercado francés. ¿Qué significa toda la información de obras públicas y privadas? Significa toda.

Las nuevas soluciones tecnológicas como Construdatos ofrecen de manera detallada datos como la dirección y descripción de la obra: tipo de construcción (vivienda, carretera, centro comercial…); fecha de inicio y fin de la obra; promotor, autor y constructor; seguimiento de las adjudicaciones; presupuesto; descripción de materiales que se utilizan o la fase en la que se encuentra.

Así, pocas excusas para rechazar oportunidades de negocio, independientemente de que se trate de fabricantes, distribuidores, instaladores o prestadores de servicios. El acceso a toda esta información de obras públicas y privadas permite conocer con detalle el momento y lugar idóneo en el que cualquier empresa puede ofrecer sus servicios en el visado de cualquier obra, incluso en Francia.

¿Quiere conocer toda la información de obras y proyectos en Francia? PULSE AQUÍ